La influencia de los empleadores ha prevenido a los sindicatos a que obtengan un equilibrio fuerte en el Queens Center Mall. Como resultado, la mayoría de las tiendas del mall no pertenecen a un sindicato, resultando en sueldos de pobreza por todo el mall y dificultad en la mesa de negociaciones para las pocas tiendas que están sindicalizadas.